Saltear al contenido principal

LA CASONA

LA CASONA: INSTALACIONES, SERVICIOS E HISTORIA

Cuatro siglos de historia y dos estilos muy unidos

Las Cinco Calderas es una antigua Casona del siglo XVII rehabilitada y convertida en Hotel Rural donde las vigas de roble y la sillería centenaria conviven con un mobiliario y decoración moderna. Un lugar especial entre el verde más intenso de Cantabria y el mar, donde el descanso se hace inevitable.

Un lugar para pasear, desconectar y disfrutar.

otono invierno las cinco calderas
Desayuno buffet sin horarios
WiFi gratis & prensa diaria
Asesoramiento & descuentos en rutas y planes
Jardín y zona exterior
Instalaciones accesibles
Cenas caseras para huéspedes
Salón con chimenea
Salón con TV, Wii y juegos
Servicio de canguro
Servicio de lavendería
Desayuna en el porche
Tómate algo al calor de la chimenea

LAS HABITACIONES

Descubre nuestras 11 habitaciones totalmente equipadas. Varias de ellas con jacuzzi en el habitación.

COMEDOR & GASTRONOMÍA

Descubre el comedor, la zona de desayunos y nuestras propuestas gastronómicas

EXPERIENCIAS “LAS CINCO CALDERAS”

Gastronomía, descanso, caballos… Descubre las experienciqs que te proponemos

EVENTOS & CELEBRACIONES

Alquila íntegramente nuestras instalaciones u organiza eventos inolvdidables en Las Cinco Calderas

NUESTRA HISTORIA

Descubre cómo empezó todo

Este proyecto es un sueño hecho realidad que queremos compartir para que cobre sentido.

Es una forma de vivir, de sentir la naturaleza. Respirar aire puro, dormir escuchando el mar, oír a los pájaros, los grillos, los búhos y las hojas de los árboles.

Despertar y contemplar el verde intenso y vivo. Estar en paz con la naturaleza es estar en paz con uno mismo y con los demás. Vivir en la naturaleza es sentirse vivo y sentir que los demás viven. Es pararse en el tiempo y disfrutar. Es un proyecto precioso pero difícil. Te invitamos a conseguirlo con nosotros.

galizano turismo en famillia
hotel con caballos en cantabria extras

Por casualidad se presentó una oportunidad desconcertante: salir de Madrid . ¿Y a dónde ir? Al verde y al mar.

Pensé qué bonito. Frené mi vida en seco y no lo pensé. Algo me atraía con tanta fuerza que no necesité pensar. Era el corazón. Y la aventura, es la aventura. Hay momentos duros. ¿Quizá el proyecto me viene grande? Es tan grande, que es “el Proyecto”, es mi vida. Me levanto de nuevo, y con más ganas. Cada vez que miro a mi alrededor, me dan ganas de llorar de emoción. Y esto ocurre casi todos los días.
Gracias a todos los que estáis compartiendo un trocito de este sueño.
Gracias por ayudarme a convertirlo en realidad.

Volver arriba